VARIEDADES

Adiós a Doris Day: una mujer que defendió la vida de su hijo por nacer arriesgando la suya

Fallece la actriz y cantante Doris Day a los 97 años de edad. Una estrella de Hollywood conocida por ser defensora de los animales, pero menos conocida por otro detalle de su vida.

Nieta de alemanes y nacida en Cincinnati, Ohio, el 3 de abril de 1922, como Doris Mary Ann Kappelhoff, entró como una tromba en la radio de la década del 40 como cantante de jazz y pop tradicional, a pesar de competidoras de la talla de Dinah Shore, ¡Billie Holiday! y Sarah Vaughan: una pierna de ases difícil de batir… En cine la dirigieron grandes nombres. Y dos, de altísima perfomance: Michael Curtiz (el de Casablanca…) y Alfred Hitchcock. ¿Partners? Los máximos: Frank Sinatra, James Stewart, Clark Gable, James Cagney, Cary Grant, David Niven… Pero ninguno como Rock Hudson (1925-1985). Acaso no un gran-gran actor, pero hecho a medida para la rubia Miss Simpatía. Nacida en una familia católica, Doris nunca fue una persona muy religiosa. Su primer matrimonio fue en marzo de 1941 con un trombonista, Al Jorden, del que pronto descubrió su lado más violento. Como recordaba Aimee Lamoureux el año pasado, Doris conoció a Al cuando ella tenía 16 años y él 23. Ella no se sintió atraída por él -que era conocido por su mal humor y su carácter áspero-, pero finalmente la relación acabó surgiendo y se casaron cuando ella tenía 18 años. Ella ya había iniciado su carrera musical y esperaba que su matrimonio le aportase una vida estable y hogareña. No fue así. Él empezó a maltratarla y a insultarla dos días después de la boda. Incluso la maltrataba en público. El hombre era muy celoso y sufría esquizofrenia. La vida de Doris se convirtió en una pesadilla, hasta tal punto que se decidió a divorciarse de él. Sin embargo, dos meses después de casarse se dio cuenta de que estaba embarazada. Lamoureux comenta lo que pasó a continuación: “Jorden trató de convencerla de que se hiciera un aborto, pero ella se negó. Jorden se enfureció y la golpeó en un intento de inducir un aborto involuntario. Continuó golpeándola durante todo su embarazo, pero Day estaba decidida a tener el hijo”. En una ocasión llegó a intentar matarla a ella y al bebé. Ocurrió mientras estaba con ella en el coche. Él tenía una pistola y la apuntó el arma al estómago de Doris, pero ella logró convencerle de que no lo hiciese. Cuando llegaron a casa, siguió golpeándola. Por fin, ella dio a luz el 8 de febrero de 1942 a un niño: Terry Paul Jorden. Fue el único hijo que tuvo. Al Jorden siguió maltratándola después de haber dado a luz, incluso cuando intentaba consolar al bebé cuando lo encontraba llorando por las noches. En 1943 ella presentó la demanda de divorcio. Él se suicidó en 1967, pegándose un tiro en la cabeza. A pesar de la horrible experiencia que tuvo a su lado, Doris Day nunca se arrepintió de haberse casado con Al Jordan: “Si no me hubiera casado con este pájaro, no tendría a mi maravilloso hijo Terry. Así que de esta experiencia horrible vino algo maravilloso”. Terry falleció en 2004 a los 62 años. Como muchas otras personas, tengo asociada a Doris Day con la película que rodó con Alfred Hitchcock en 1956: “El hombre que sabía demasiado”, y concretamente con la canción “Qué será, será”, que ella cantaba en ese largometraje: Es una canción que siempre me ha gustado mucho, y más como la cantaba ella. La letra, traducida, empezaba así:
Cuando era sólo una niña pequeña
le pregunté a mi madre, ¿qué voy a ser?
¿Seré bonita,
será rica?
Esto es lo que me dijo:
¿Qué será, será?
Lo que sea será,
El futuro no es algo que podamos ver…
No sé qué es lo que Doris Day esperaría del futuro cuando era una adolescente, pero cuando llegó el momento, ella defendió la vida de su hijo por nacer incluso a riesgo de la suya. Un dato por el que también merece ser recordada. Y añado un apunte final, de otro detalle nada frecuente en Hollywood: ella apoyó al Partido Republicano durante toda su vida, alineándose con su ala más conservadora. Admiraba a Ronald Reagan, con quien coincidió en dos películas, y apoyó la campaña de George H. W. Bush hacia la presidencia. El hijo de éste, el también presidente George W. Bush, concedió a Doris Day la Medalla Presidencial de la Libertad en 2004.