Nacional

El difícil dilema que cruza a la disidencia del PS

“Hay compañeras y compañeros que tienen serias dudas de seguir militando en el partido”, reconoce el exministro y miembro del comité central, Germán Correa.

A quince días de que el Comité Central del PS ratificara a Álvaro Elizalde como presidente del partido por un segundo periodo, la disidencia de la colectividad se reunió para debatir cómo hará oposición a la mesa directiva. La meta que se propusieron es alzar un “movimiento de recuperación socialista”. El encuentro -al que llegaron figuras como Maya Fernández, Marcelo Díaz, Juan Luis Castro, Mahmud Aleuy, Osvaldo Andrade, Germán Correa, Fernando Atria, además de militantes de distintas regiones del país- se da justo en momentos en que en el sector se ha instalado un dilema: ¿Se puede recuperar el socialismo desde adentro del PS? ¿Vale la pena abrir ese desafío fuera de los márgenes de la colectividad? En el debate que se extendió hoy por cinco horas en la Biblioteca Pablo Neruda de Independencia había un solo consenso: que la disidencia solo tendrá fuerza interna si actúa como un colectivo. Pero en el grupo hay miradas distintas de cómo enfrentar a la mesa directiva. En la Izquierda Socialista, que lidera Fernando Atria, vienen discutiendo desde hace semanas si es necesario renunciar para refundar el socialismo. En esa discusión interna hay quienes han planteado que la estrategia “por dentro” no tiene mucho futuro. Otros han advertido que abandonar el PS sería un camino “peligroso” o simplemente que no es el momento.
Renuncias
“Sin duda alguna que entre la militancia hay compañeras y compañeros que tienen serias dudas de seguir militando en el partido”, reconoció el miembro del comité central y ex ministro, Germán Correa, después del encuentro que moderó junto a Maya Fernández. Correa defendió la opción de mantenerse en el colectividad. “Hay compañeros y compañeras que han detenido su renuncia a raíz del surgimiento de esta disidencia que hoy se organiza como oposición frente a la conducción del partido”, agregó. Otro punto que marcó el debate fue la advertencia que hicieron tanto Díaz como Atria respecto de las eventuales represalias de parte de la mesa de Elizalde hacia candidatos ligados a la disidencia de cara a los próximos procesos electorales. Ese elemento, según fuentes del sector, podría llevar a una fuga importante de militantes en el futuro. De hecho, hoy una de las concejalas presente acusó un supuesto hostigamiento de la mesa directiva. “¿Cómo vamos a impedir que estas personas renuncien después”, preguntó el diputado Díaz a los cerca de 50 asistentes?  En la disidencia socialista ya se cuentan algunas renuncias como la del abogado penalista Juan Pablo Mañalich -cercano a Atria-, quien decidió concluir su militancia un día después de que saliera al aire el reportaje de Canal 13 sobre supuestos vínculos entre el municipio de San Ramón y el narcotráfico. Se fue criticando la mesa de Elizalde. “El partido está en manos de militantes que no están en condiciones de dirigir”, dijo en esa oportunidad. Entre los renunciados también se cuenta al diputado Patricio Rosas que esta semana materializó su ingreso a la bancada de Revolución Democrática en el Congreso. “Es necesario un movimiento de recuperación que esté pensando en rescatar la vigencia de la tradición socialista”, comentó Atria, asegurando que por ahora la apuesta será “seguir la vía institucional”. Hoy la disidencia acordó articularse como un movimiento nacional que cope todos los espacios institucionales posibles y sea capaz de respetar tanto los acuerdos que se tomen en conjunto como la diversidad que se expresa en los distintos sectores que la integran. (Fuente: latercera.com)