internacional

Panorama Mundial

Para la OEA, las presidenciales en Bolivia fueron transparentes

En contraste con su informe sobre los resultados electorales de Bolivia en 2019, en el que se denunció un presunto fraude, la Organización de Estados Americanos (OEA) señaló que los más recientes comicios presidenciales se llevaron a cabo con transparencia. La OEA reconoce así el triunfo de Luis Arce, ex ministro de Economía durante la Administración de Evo Morales. El jefe de la misión electoral de la OEA, el ex canciller costarricense Manuel González, dijo que "no se presentaron acciones fraudulentas durante las elecciones", en las que el Movimiento al Socialismo (MAS) recuperó el poder. González admitió que el proceso electoral se llevó a cabo en medio de un “contexto sumamente complejo”, luego de que el presidente Evo Morales se viera forzado a abandonar el cargo en noviembre de 2019, en medio de denuncias de presunta manipulación de votos para permanecer en el Ejecutivo, tras 14 años en el poder. Estos señalamientos estuvieron respaldados por el organismo interamericano. Pero según la OEA, en esta ocasión la autoridad electoral boliviana, con nuevos líderes, llevó a cabo un trabajo que garantizó unas elecciones transparentes. “Reconozco la labor del Tribunal Superior Electoral, una institución renovada en sus cargos directivos, el TSE realizó un gran esfuerzo para celebrar este proceso electoral con gran profesionalismo, autonomía e independencia del órgano electoral que fue clara y marcó una gran diferencia con la cooptación que sufrió el tribunal anterior”, dijo.
Exponen dudas sobre la actuación de la OEA en Bolivia
Aunque la Organización de Estados Americanos ratifica que en los comicios del año pasado hubo manipulación de votos, hay quienes señalan que el triunfo del MAS en 2020 demostraría que la mayoría de electores sí habría respaldado en las urnas a Morales en 2019 y que la crisis y violencia desatada tras su salida forzada por los militares habría sido innecesaria. Para Evo Morales, el proceso que terminó con su salida del poder y hasta del país fue un "golpe de Estado".  Por ello, el Gobierno mexicano, el Grupo de Puebla y otros simpatizantes de la izquierda latinoamericana pidieron la renuncia del secretario general de la OEA, Luis Almagro. Paralelamente, hay dudas por parte de algunos ciudadanos que salieron a protestar por el triunfo de Arce, especialmente cuando ninguna encuesta había indicado que el ex funcionario de Morales ganaría con una holgada diferencia que le garantizaría la victoria en primera vuelta. “No estamos de acuerdo, es un engaño todo esto”, dijo Alejandro Rodas, un votante de 23 años. Con el 90,1% de los votos oficialmente escrutados, Arce se perfila como el ganador con un 54,5% de los sufragios, frente al 29% de su rival, el ex presidente Carlos Mesa, que también enfrentó a Evo Morales en las elecciones del año pasado.
EE. UU. denuncia que Irán y Rusia intentan interferir en las elecciones presidenciales.
Estados Unidos denuncia una presunta nueva injerencia extranjera en sus elecciones presidenciales, pero esta vez asegura que el objetivo es perjudicar al aspirante a la reelección, Donald Trump. En una rueda de prensa el director de Inteligencia Nacional, John Ratcliffe, aseguró que Irán y Rusia obtuvieron por separado información de los votantes y que hasta ahora sólo la República islámica ha utilizado los datos. Según Ratcliffe, Teherán estaría detrás de los correos electrónicos que algunos votantes recibieron en Florida, Arizona, Alaska y Pensilvania, supuestamente a nombre del grupo de ultraderecha conocido como Proud Boys, en los que amenazaron con “perseguir” a los votantes que no apoyen a Trump en las urnas. Para Ratcliffe se trata de una forma de tratar de dañar la imagen del mandatario. Funcionarios del gobierno "ya han visto a Irán enviando correos electrónicos falsos diseñados para intimidar a los votantes, incitar disturbios sociales y dañar al presidente Trump", aseguró el director de Inteligencia Nacional. Pero no todos están convencidos de la versión del alto funcionario. El líder de la minoría demócrata del Senado de Estados Unidos, Chuck Schumer, quien recibió un informe clasificado el miércoles por la tarde sobre seguridad electoral, dijo que no estaba de acuerdo con Ratcliffe en que Irán estuviera específicamente intentando dañar a Trump. "Para mí estaba claro que la intención de Irán en este caso y de Rusia en muchos más casos es básicamente socavar la confianza en nuestras elecciones. No creo que esta acción tenga como objetivo desacreditar al presidente Trump", indicó. El secretario de Proud Boys en Florida, el cubano-estadounidense Enrique Tarrio, negó que la organización ultraderechista hubiera enviado correos con amenazas a electores registrados como demócratas para que voten por Trump en los próximos comicios. El Gobierno iraní también rechazó las acusaciones. "A diferencia de Estados Unidos, Irán no interfiere en las elecciones de otros países. El mundo ha sido testigo de los propios intentos públicos y desesperados de Estados Unidos por cuestionar el resultado de sus propias elecciones al más alto nivel", publicó el portavoz Alireza Miryousefi, en su cuenta de Twitter. La república islámica citó además al embajador suizo que representa a Washington para protestar por acusaciones que considera "sin fundamento". Una opinión compartida por Rusia que también negó los señalamientos en su contra. Durante los últimos años, agencias de inteligencia de Estados Unidos señalaron que Rusia habría interferido en las elecciones presidenciales de 2016, para perjudicar con mensajes en internet a la entonces candidata demócrata Hillary Clinton y ayudar así a Donald Trump a llegar a la Casa Blanca. Estos señalamientos siguen siendo rechazados por el mandatario y su equipo de campaña. (Reuters y AP)
Líbano: Saad Hariri fue nombrado primer ministro y encargado de formar un nuevo gobierno.
El ex primer ministro libanés Saad Hariri volvió a ser nombrado este jueves 22-10-2020 para el puesto, un año después de su dimisión en medio de multitudinarias protestas y al mes de la renuncia por falta de consenso para formar gobierno del anterior dirigente designado, Mustafa Adib. “El presidente (Michel) Aoun convocó al primer ministro Saad Hariri para asignarle la formación de un nuevo gobierno”, anunció la Presidencia en su cuenta de Twitter al terminar una ronda de consultas parlamentarias durante la que la mayoría de los grupos expresó su respaldo a Hariri y otros muchos se abstuvieron. El hijo del asesinado mandatario Rafic Hariri se convierte así en el tercer primer ministro designado en el último año, después de que su sucesor, Hasan Diab, renunciase tras la gran explosión en Beirut el pasado 4 de agosto y de que Adib hiciese lo propio a finales de septiembre ante los obstáculos para formar gobierno. Hariri todavía se enfrentaría a grandes desafíos para navegar por la política de reparto del poder en el Líbano y acordar un gabinete, que luego debería abordar una lista creciente de problemas: una crisis bancaria, la caída de la moneda, el aumento de la pobreza y las deudas estatales paralizantes.El nuevo gobierno también tendrá que hacer frente a la oleada de COVID-19 y a las consecuencias de la enorme explosión ocurrida en agosto en el puerto de Beirut, que mató a casi 200 personas y causó miles de millones de dólares en daños. El último gobierno de coalición del líder sunita Hariri fue derrocado hace casi exactamente un año cuando las protestas se apoderaron del país, furiosas contra la élite gobernante del Líbano. La economía libanesa caerá un 25% en 2020 según las previsiones del FMI y se confronta a una de sus peores crisis económica, social y política desde la guerra de 1975-1990. (Con información de AFP y Reuters)