internacional

Panorama Mundial

El Gobierno de Colombia anuncia la muerte de uno de los jefes de la guerrilla del ELN

El presidente de Colombia, Iván Duque, anunció este domingo 25 de octubre que Andrés Vanegas Londoño, alias “Uriel”, uno de los jefes de la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN) murió en una operación militar realizada en el departamento del Chocó, en el noroeste de Colombia. El comandante “Uriel”, de 41 años, lideraba el Frente de Guerra Occidental del ELN que opera en esa zona del país y, según el mandatario, era responsable de secuestros, asesinatos y reclutamiento de menores, además de ser “uno de los que se adjudicó” el ataque con coche-bomba contra una escuela de cadetes en Bogotá, perpetrado en enero de 2019, que dejó 22 muertos, aparte del agresor. Duque informó que la operación –denominada Odín- se llevó a cabo en el municipio chocoano de Nóvita y la muerte del líder guerrillero fue resultado de una “meticulosa” acción conjunta del Ejército, la Policía y la Armada Nacional, con el apoyo de la Fuerza Aérea y la Fiscalía General. “Uriel” había alcanzado notoriedad pública por sus reiteradas intervenciones a través de las redes sociales, en las que se autodenominaba la “voz editorial” del Frente de Guerra Occidental del ELN y emitía sus opiniones sobre la política del país y las negociaciones de paz. Tras atribuirse el ataque a la escuela de cadetes en Bogotá, el perfil de “Uriel” en la red social Twitter –donde solía publicar información sobre las acciones del ELN y propaganda de la organización- fue bloqueado. "Este bandido, este delincuente se sentía intocable, pero llegamos a su madriguera", aseguró Duque sobre “Uriel”, quien tenía línea directa con Pablo Beltrán, integrante del Comando Central (COCE) del ELN. La muerte de Andrés Vanegas Londoño es el mayor golpe del Gobierno de Duque a la última guerrilla reconocida en el país.
Líder opositora anuncia huelga nacional en Bielorrusia.
La líder de la oposición bielorrusa en el exilio, Svetlana Tijanóvskaya, anunció una huelga nacional a partir de este lunes (26.10.2020) en el marco del ultimátum que dio al presidente, Alexandr Lukashenko, para que dimitiera antes de esta medianoche, renunciara a la represión y liberara a todos los presos políticos. "El régimen ha vuelto a demostrar hoy a los bielorrusos que la violencia es lo único que tiene. Pero detonar granadas paralizantes contra personas y debajo de ventanas de hospitales de maternidad no es poder. El régimen no está listo para cumplir las demandas del pueblo. Esto significa que este régimen no es digno del pueblo bielorruso y significa que está perdiendo poder", escribió en Telegram. "Por tanto, este 26 de octubre, se iniciará un paro nacional. Los bielorrusos darán este paso porque su palabra es ley. La ley, de la que intentaron privarnos, pero que definitivamente recuperaremos. Y nuestra principal arma pacífica, la solidaridad, nos ayudará", sostuvo Tijanóvskaya. Más de 100.000 bielorrusos salieron el domingo a las calles de Minsk y otras ciudades del país en el undécimo domingo de protestas antigubernamentales y en el llamado "Día del ultimátum del pueblo". El pasado día 13, la que fuera la principal rival de Lukashenko en las elecciones del pasado 9 de agosto (no reconocidas por la oposición y por Occidente) dio 12 días al mandatario para que presente su dimisión, libere a todos los presos políticos y ponga fin a la represión policial.
Lukashenko guarda silencio
Sin embargo, a menos de dos horas de que venciera el ultimátum, Lukashenko, en el poder desde hace 26 años, no ha reaccionado a las exigencias de la oposición y de los ciudadanos que salen incansablemente desde hace más de dos meses a la calle para exigir su renuncia y la celebración de elecciones libres y transparentes. Tampoco ha ordenado el cese del uso de la fuerza contra manifestantes pacíficos, sino que amenazó recientemente con endurecer su respuesta a las protestas multitudinarias y permitió el uso de armas letales contra los manifestantes. Este domingo 25-10-2020  volvió a haber escenas de violencia en Minsk y otras ciudades, con más de 220 detenidos, según la organización de derechos humanos bielorrusa Vesná. Hubo al menos un herido por el disparo de pelotas de goma, según testigos presenciales citados por medios locales. Los servicios especiales también recurrieron a granadas aturdidoras, según se ha podido ver en las imágenes difundidas por manifestantes en las redes sociales.
Estados Unidos felicitó a Guatemala por haber designado a Hezbollah como grupo terrorista.
Estados Unidos reconoció y destacó este fin de semana la decisión del gobierno de Guatemala de designar a Hezbollah como grupo terrorista. En un comunicado divulgado por el Departamento de Estado, las autoridades norteamericanas recordaron que el movimiento extremista libanés está dedicado a promover la agenda violenta y maliciosa del régimen de Irán en América Latina. “Felicitamos a Guatemala por designar a Hezbollah como una organización terrorista y por demostrar determinación en la lucha contra este peligroso grupo terrorista. Este importante paso ayudará a cortar la capacidad de Hezbollah para planear ataques terroristas y recaudar dinero en todo el mundo, incluso en el hemisferio occidental”, señala el texto difundido por el Departamento de Estado, firmado por el secretario Mike Pompeo. “Con esta designación, Guatemala se une a una lista creciente de naciones que han reconocido a Hezbollah por lo que es, no un defensor del Líbano, sino una organización terrorista transnacional dedicada a promover la agenda maliciosa de Irán. Al igual que Al Qaeda e ISIS, Hezbollah tiene un alcance global: en los últimos años, las operaciones y los complots se han interrumpido en América, Medio Oriente, Europa, África y Asia”, agrega. Tras la decisión del país centroamericano, el gobierno de Donald Trump instó a todas las naciones “a que tomen todas las medidas que puedan para evitar que los operativos, reclutadores y financieros de Hezbollah operen en sus territorios”.