Internacional

"Mafia" Sindical: Quienes Son, Cuánto Ganan Y Qué Opinan Los Afiliados Al Gremio De Marcelo Balcedo

La Justicia Estima Que El Gremialista Preso En Uruguay Posee Bienes Por 35 Millones De Dólares. Los Auxiliares Docentes Que Pertenecen Al Soeme Cobran Menos De 15 Mil Pesos Al Mes.

Por el sueldo que perciben y la tarea que realizan ocupan el peldaño más bajo en el sistema educativo. Ni siquiera tienen nombre propio. Se los conoce como “no docentes”. Igual, el ahora detenido jefe del gremio que debería representarlos, Marcelo Balcedo, pudo construir desde el Sindicato de Obreros, Empleados de Minoridad y Educación (SOEME) una fortuna detrás de un fastuoso imperio que está bajo la lupa de la Justicia. Tanto que terminó preso junto a su esposa, Paola Feije y un colaborador, acusados por lavado de dinero y asociación ilícita. Los porteros de escuelas públicas y privadas de la provincia de Buenos Aires confluyen en este gremio hasta hace poco casi desconocido. Pero que ganó espacios en diarios, portales y canales de TV después del sorpresivo allanamiento y detención de su jefe, en una chacra lujosa de Piriápolis, con nombre de serie americana: “El Gran Chaparral”. El sindicalista tenía 500 mil dólares y una flota de autos de lujo que los empleados de escuelas solo podrían ver en alguna película sobre magnates. Los investigadores estiman que tendría una fortuna superior a los 35 millones de dólares si se suman los bienes muebles e inmuebles detectados, hasta ahora, en la Argentina y Uruguay.
Quienes Son, Cuánto Ganan Y Qué Opinan Los Afiliados Al Gremio De Marcelo Balcedo
El “auxiliar de educación” cobra entre 12.000 y 14.000 pesos por mes, por seis horas de trabajo. Es el encargado de abrir la escuela antes de la llegada de docentes, directivos y alumnos. También está a cargo de la limpieza de baños, aulas y espacios comunes. O se dedican a atender los comedores diarios. Cocineros y porteros representan un plantel de 80 mil agentes distribuidos en los 14 mil establecimientos de educación bonaerenses. SOEME cosechó en ese campo unos 50 mil afiliados. Algunas incorporaciones fueron compulsivas. Con la anuencia o la distracción de funcionarios de la Dirección de Escuelas, en 2012 hubo 8.000 ingresos de agentes al sindicato sin consentimiento y desconocimiento de los interesados. ​Ahora también el juez Federal de La Plata, Ernesto Kreplak, que impulsó el proceso contra Balcedo, pidió informes al gobierno provincial por la afiliación involuntaria. Después que estalló el caso, llegaron al Juzgado Federal 3, decenas de denuncias. Uno podría ser el de Luis Cisneros, empleado en una escuela de La Plata: “Me di cuenta que estaba afiliado por casualidad, cuando fui a hacer un tratamiento de salud. Me dijeron --vaya a pedir el reintegro a SOEME- y entonces supe que me estaban descontando”, contó a Clarín Luis, que se desempeña como auxiliar desde 2002 en la escuela 532 de Abasto. “Jamás firmé un papel. Pero figuraban poco más de 230 pesos de aporte al gremio. Una vez tuve que pedir por un medicamento y me exigieron un montón de formularios. Ahí decidí pedir la baja. Pero me demoró más de un año”. A Miriam Patricia Fernández le paso algo similar. Con 27 años de servicio, cobra 13.900 pesos de bolsillo. Prepara 160 almuerzos y meriendas en el jardín de infantes 939, de 47 entre 27 y 28, cerca del centro de la capital provincial. En 2012 revisó en detalle el recibo y encontró un recorte destinado al SOEME. “Fui de inmediato a la sede de 1, entre 55 y 56, pero me dieron mil vueltas para darme la baja. Al final me descontaron casi un año y medio”. “Tal vez con una parte de esa plata se compró los autos lujosos este sinvergüenza”, protesta Cisneros viendo una foto de Balcedo en la computadora. El otro detenido en la causa es Mauricio Yebra la mano derecha del secretario General. Kreplak asegura que ese asistente retiró entre 50 y 80 millones de las cajas del gremio para desviarlas a destinos inciertos. “Eso indigna. La sensación es de impotencia y de tristeza al mismo tiempo”, reflexionó Miguel Díaz (62), portero de la escuela especial 532, de 19 y 81. “Yo trabaje media vida en esto. Estoy a punto de jubilarme. Y con mi esposa no pudimos comprar una casa. Y este tipo se llenó de plata y bienes en menos de una década. Veo la mansión en Punta del Este y me dan ganas de llorar. Me corre un frío por la espalda”, se lamenta el portero que además es “casero” en el centro educativo. Ocupa una vivienda que forma parte del edificio, con el compromiso de cuidar los bienes públicos a cambio de una mejora en su remuneración. “Todos sabían que era un personaje turbio. Pero nunca pensamos que sería para tanto”, dijo Luis Cisneros cuando repasa la lista de autos, propiedades exclusivas, aviones y cajas de seguridad que le descubrieron a Balcedo. “Un comentario extendido era que sacaban plata del gremio para financiar el diario (Hoy, de distribución gratuita). Pero en realidad se llevaba parte de nuestro sueldo para su bolsillo”, es la explicación que encuentra Díaz a la catarata de revelaciones que surgen del expediente del juzgado de Kreplak. Además de los asistentes educativos, a SOEME están afiliados agentes encargados del control y supervisión de institutos de menores. Son “celadores” y guardias en los centros de alojamientos de adolescentes y jóvenes con problemas penales. Allí se desempeñan casi 6 mil empleados, la mayoría afiliados al gremio que “heredó” el hombre detenido en Uruguay. Los porteros no pueden tener más de un cargo. Eso los diferencia de los maestros y profesores que están habilitados para asumir hasta tres turnos laborales. Tampoco tienen ascenso en el escalafón. El que comienza de auxiliar termina su trayectoria laboral en ese puesto. Los educadores pueden ascender y promover jerarquías. Eso determina mejoras salariales. SOEME integra las mesas de discusión paritaria con el gobierno bonaerense. En diciembre de 2016 fue uno de los que aceptó una aumento de 17% con clausula de ajuste por inflación. Pero después integró la ronda paritaria de los docentes y mantuvo una postura rígida ante las propuestas del mismo gobierno. Parecen posiciones políticas más que planteos gremiales. Por lo menos si se observan en detalle los salarios que cobran los afiliados a ese gremio: están entre los más bajos de todos los regimen de empleo público provincial. (Fuente: Agencias)